A la hora de elegir yesos podemos decantarnos por una gran variedad. Para poder entender todos y cada uno de ellos, es necesario saber cuales son las funciones del yeso.

Es un material que se lleva utilizando muchos años, tanto es así que es uno de los más antiguos. Se suele emplear para la fabricación de cemento, pudiéndose mezclar con el mismo o con morteros. Además, el yeso se caracteriza por ser un material bastante barato y muy eficaz. Está repleto de propiedades que mejoran su adherencia. También se utiliza para revoques, reparación de grietas, guarnecidos, etc. Además, una de sus funciones es que es un buen aislante térmico.

Una vez explicadas las funciones del yeso, vamos a pasar a ver los tipos.

  • Yeso negro: es el que más se utiliza, sobretodo en el acabado de paredes. Cuenta con un gran grosor y un color gris.7
  • Yeso negro controlado: es un variante del anterior, pero sometido a varios procesos de fabricación que hacen que tenga un uso más duradero. Ideal para los principiantes.
  • Yeso blanco: excelente si quieres conseguir un acabo fino en paredes y techos. Aporta mucha dureza y se adapta bien a cualquier tipo de pintura.
  • Escayola: se trata de un yeso plenamente puro y blanco. Se emplea en cercos de ventanas, molduras en escayolas, falsos techos..
  • Yesos con perlita: esta formado por un vidrio volcánico. Se suele utilizar para hacer más ligeros los morteros y los yesos, así como para el acabado de paredes de interior con una blancura extrema. También es un buen aislante, tanto térmico como acústico.